Menu Close

¿Voluntariado en tiempos de Covid-19? La importancia de mantener los vínculos a través del voluntariado

Autora: Viviana Cristina Velasco Pasquini. Coordinadora del Servei de Voluntariat de Sant Pere Claver – Fundació Serveis Socials
En estos tiempos de incertidumbre y aislamiento es de máxima importancia la necesidad de conectar y sentir que no estás solo. Sentir el apoyo o la mano de alguien que, a su vez, necesita lo mismo. De un abrazo o de un espacio, aunque sea de silencio; sentirse acompañado. El voluntariado es una forma más de hacerlo.

El Voluntariado en tiempos de pandemia

El voluntariado es una labor de cuidado y acompañamiento que favorece a las personas que más lo necesitan. Desde la ayuda en la cobertura de necesidades más básicas hasta proporcionar un tiempo de ocio, el voluntariado es una manera de dar nuestro tiempo y contribuir a mejorar la situación de aquellos que muestran un cierto riesgo a la exclusión social o al aislamiento. Con ello se dan vida a lazos recíprocos, que benefician también a la persona voluntaria y a la comunidad en su globalidad.

Con la pandemia, se ha hecho todavía más evidente la necesidad de reforzar estos mecanismos, para no dejar en el olvido a aquellas personas, que con mucho esfuerzo han luchado por mantener un equilibrio en su vida personal, ya sea con la ayuda de la familia, los servicios o de un voluntario/a, que han estado ahí para apoyar en ese arduo camino. Es probable que las personas más vulnerables se hayan visto más afectadas por la situación, y que la vuelta a una vida activa y plena les esté resultando difícil. Nuestro valor como sociedad reside en el compromiso de estar a su lado, también y sobre todo en estos momentos. El Servicio de Voluntariado forma parte de este esfuerzo individual y colectivo.

Nos adaptamos para seguir conectados

La crisis sanitaria ha hecho relevante la necesidad de adaptar los programas de voluntariado, para mantener el contacto y la relación y seguir complementando la tarea de los profesionales, que también han visto su labor afectada. Incorporar las nuevas tecnologías, las videollamadas y encuentros virtuales, no fue tarea fácil y en cierto modo seguimos adaptándonos a un escenario constantemente cambiante. A estas alturas de la pandemia, podemos concluir que conseguimos seguir conectados, avivando los vínculos y espacios de los cuales disfrutábamos todos juntos. Queda mucho por hacer, y el equipo de voluntarios y voluntarias de Sant Pere Claver sigue comprometido, para colaborar en nuevas iniciativas y para llegar a aquellas personas que todavía lo necesiten.

Escribe Katie Ericksson (1943) que “el acto de cuidar es el arte de convertir en algo muy especial algo que no lo es tanto”. Por ejemplo, salir acompañado de casa o de la residencia a tomar algo con un voluntario o voluntaria, se convierte en un momento de gran importancia. En los tiempos que vivimos, salir a pasear o sentarse al aire libre para conversar con una de nuestras personas voluntarias, puede resultar de vital relevancia para salvaguardar los derechos y las necesidades de algunos, aún más si cabe, teniendo en cuenta su contexto particular. En este encuentro, que puede parecer banal – como muchos otros de los que se facilitan desde nuestro servicio -, se reafirma “el derecho a ser confirmado como un ser humano único”.

“En los tiempos que vivimos, salir a pasear o sentarse al aire libre para conversar con un voluntario/a puede resultar de vital relevancia para salvaguardar los derechos y necesidades de las personas más vulnerables”

El encuentro virtual

Siguiendo esta línea, desde el Servicio de Voluntariado se ha querido transformar los programas para ofrecer actividades adaptadas al contexto actual y seguir acompañando a las personas usuarias de los servicios. Se han diversificado las vías de comunicación realizando de forma virtual encuentros individuales y grupales, enviando mensajes de vídeo y voz, manteniendo talleres como el de cocina o gimnasia en plataformas virtuales, entre otros. No fue tarea fácil adaptarnos, ya sea a causa de las carencias tecnológicas o porque no todos los que formamos este equipo somos nativos tecnológicos. Pero gracias a ello, pudimos seguir en contacto y, además, conectados.

Otro ejemplo de las iniciativas surgidas en el escenario vivido ha sido la experiencia del voluntariado telefónico a los pacientes ingresados en el Hotel Salud gestionado por Sant Pere Claver – Fundació Serveis Socials. A través de las llamadas diarias, los voluntarios y voluntarias tuvieron la oportunidad de conocer la realidad de personas, que tenían la necesidad de disponer de un servicio residencial donde guardar cuarentena. Sus llamadas han complementado el servicio y han aliviado la soledad del confinamiento estricto.

El cuidado de los y las voluntarias

Se ha dicho muchas veces, pero durante estos meses hemos vivido con mayor intensidad el hecho que la tarea voluntaria aporta beneficio tanto a la persona destinataria de la acción, como a la propia persona voluntaria. Para muchos voluntarios y voluntarias, su labor se ha convertido en una pieza elemental y significativa en su rutina. Ellos y ellas, como todos nosotros, también han estado confinados, sufriendo los efectos de las múltiples pérdidas de nuestro día a día. Para algunos, pausar la labor voluntaria ha sido muy duro. Hemos procurado buscar un equilibrio entre la necesidad de reducir el riesgo sanitario, minimizando el voluntariado presencial, por un lado, y el deseo de recuperar la actividad por otro, para mantener esos espacios de relación humana, que aportan salud mental, emocional y social.

No existe una fórmula que lo resuelva en su totalidad, pero formar a nuestros voluntarios en las medidas de protección y seguirlas en todas las actividades, ha sido indispensable para volver a reactivar parte de su tarea presencial, aliviando así los efectos de una pandemia devastadora.

“En el Servicio de Voluntariado hemos procurado buscar un equilibrio para mantener esos espacios de relación humana que aportan salud mental, emocional y social”

Algo de todo lo vivido…

En estos últimos meses se han vivido muchos momentos especiales en los diferentes servicios y en colaboración con nuestros voluntarios. Como señala el objetivo general del Servicio de Voluntariado de Sant Pere Claver – Fundació Serveis Socials – “fomentar, mediante las intervenciones de los voluntarios y las voluntarias, la promoción y el apoyo de las personas que atendemos y que se encuentran en riesgo o en situación de exclusión social”, – seguiremos trabajando en esta línea, para aportar un servicio de calidad que se vaya renovando en función de los cambios que todos vivimos. El encuentro humano y las relaciones significativas son nuestra principal herramienta y finalidad, como también nuestro compromiso para los tiempos venideros.

Referències bibliogràfiques:

  • Unni Å. Lindström, Lisbet Lindholm, Joan E. Zetterlund (2018) Katie Eriksson: Teoría del cuidado caritativo. Modelos y teorías en enfermería. Elsevier. España. ISBN 978-84-9113-339-1, págs. 140-163
  • Smith P. K., et al. (2008). Cyberbullying: its nature and impact in secondary school pupils. J Child Psychol Psychiatry, 49(4), 376-85.
  • Waasdorp, T. E., & Bradshwaw, C. P. (2015). The overlap between cyberbullying and traditional bullying. J Adolesc Health, 56(5), 483-8.
  • SMITH, Peter K. (2018). How research on cyberbullying has developed. En línia. Internet (15 de març 2019). Accessible aquí

Enllaços d’interès:

T´ha semblat útil aquesta publicació?

Feu clic a una estrella per puntuar-la.

Nota mitjana 5 / 5. Nombre de vots: 4

Cap vot fins ara! Sigues el primer a valorar aquesta publicació.

Si heu trobat útil aquesta publicació ...

Comparteix a les xarxes socials

Lamentem que aquesta publicació no us sigui útil!

Millorem aquesta publicació!

Explica'ns com podem millorar aquesta publicació?

Posted in Institut Docent i Recerca, La Càpsula · Articles divulgatius d'actualitat, Salut Mental, Serveis Socials