Menu Close

Entrevista: “Ser voluntario/a está relacionado con construir un mundo mejor desde lo cotidiano, lo sencillo y lo humano”

Rocío Ruíz, voluntaria de Dar Chabab y el Hotel Salut
Autora:

Rocío Ruiz. Voluntaria

Rocío Ruíz es voluntaria de Dar Chabab desde hace casi tres años, poco después de que este servicio del Consorci de Serveis Socials de Barcelona cogestionado por Suara Cooperativa, Sant Pere Claver – Fundació Serveis Socials y Garbet Cooperativa d’Inserció abriese sus puertas en noviembre de 2017 para acompañar a jóvenes migrantes en su proyecto de vida. Este año, Rocío también ha realizado acompañamiento de forma telemática a varios usuarios del Hotel Salut, un servicio de asistencia sanitaria y acompañamiento social a un total de 94 personas en situación de vulnerabilidad socieconómica y/o de carencia de un hogar o vivienda que han dado positivo en las pruebas de la Covid19 o que han presentado síntomas de la enfermedad.

El voluntariado que realiza Rocío en Sant Pere Claver se suma a la labor de más de 45 personas que integran el Servei de Voluntariat de nuestra institución. Desde este servicio acompañamos a personas en situación de exclusión social en sus actividades diarias para potenciar su autonomía y fomentar su participación comunitaria a través del vínculo y del ocio inclusivo.

Hoy hablamos con Rocío para conocer cómo ha vivido desde el voluntariado estos meses marcados por la Covid19. Un testimonio que ilustra la capacidad de reinvención y adaptación de todos los voluntarios y voluntarias de Sant Pere Claver ante las circunstancias derivadas de la pandemia.

Rocío, ¿cómo has acompañado a las personas usuarias del hotel, cerrado a finales de octubre, y cómo es el acompañamiento que ofreces a los jóvenes de Dar Chabab?

En el Hotel Salut acompañaba telefónicamente a personas que tenían Covid19 y estaban confinadas. Mi labor consistía en escucharlas y hablar con ellas un rato sobre aquello que les apetecía compartir, y saber si necesitaban algo para coordinarlo con el equipo del Hotel Salut y de Sant Pere Claver – Fundació Serveis Socials. Nuestra intención desde el Servei de Voluntariat era contribuir a hacerles más liviano su estancia de cuarentena y confinamiento. En Dar Chabab doy clases de castellano a jóvenes migrantes, la mayoría chicos marroquís que llegaron aquí en busca de un futuro mejor y para los que el idioma es un obstáculo añadido en su integración.

¿Cómo logras crear vínculo con las personas que acompañas, especialmente ahora que las medidas de seguridad a causa de la pandemia establecen el distanciamiento social?

Durante el confinamiento, el vínculo era telefónico y como siempre desde la invitación, más que de la imposición. Las palabras amables, el respeto y la escucha activa son muy potentes, tanto en situación de pandemia, como anteriormente. Las llamadas telefónicas acababan siempre con la oferta de volverles a llamar, si ellos querían y les apetecía. La respuesta fue siempre positiva.

El vínculo se nutre de las necesidades particulares de cada uno de ellos, cada persona somos diferentes y también nuestras necesidades e ilusiones. Unos me explicaban cosas de sus países de origen, otros me preguntaban por la situación de la pandemia y otros querían aprender castellano para poder ir a clase cuando acabara el confinamiento. Por ejemplo, uno los usuarios del Hotel Salut no sabía hablar nada de castellano, sólo inglés; las llamadas se convirtieron en clases de idioma por teléfono, de forma que cuando le dieron el alta ya era capaz de entablar una conversación sencilla con el equipo del Hotel Salut.

“El vínculo se nutre de las necesidades particulares de cada uno de ellos, cada persona somos diferentes y también nuestras necesidades e ilusiones”

¿Cómo ha cambiado la situación de pandemia la labor que realizáis las personas voluntarias? ¿Qué retos plantea la situación actual y cómo os habéis reinventado?

La pandemia ha traído consigo el cierre de las escuelas y centros de día en algún momento, y esto ha hecho que nos enfrentemos a nuevas necesidades de los usuarios y usuarias. En Dar Chabab esta adversidad ha sido aprovechada como una oportunidad para reinventarnos, y crear un espacio más cercano y focalizado en la inserción de los jóvenes, desde todos los ángulos (social, laboral, tecnológico, etc…). Los profesionales que trabajan allí han puesto energía, tiempo y mucho cariño en reinventar Dar Chabab en la situación actual, y yo me siento muy orgullosa de poder aportar mi granito de arena en este viaje.

“Las palabras amables, el respeto y la escucha activa son muy potentes, tanto en situación de pandemia, como anteriormente”

¿Qué significa para ti ser voluntaria?

Para mí, ser voluntaria tiene que ver con “lo humano”. Las políticas macro-sociales, los acuerdos inter-estatales, los negocios supra-mundiales son necesarios, sin duda, pero son conceptos muy grandes, casi inconmensurables; requieren un esfuerzo titánico para que lleguen a las personas, para materializarlos, para que lo que se piensa a gran escala, llegue a lo cotidiano, a lo humano.

Como voluntaria, yo me muevo ahí, en lo pequeño, en lo que pasa todos los días, como la señora que va al supermercado, con su carrito de la compra, y se para antes en Dar Chabab para ofrecer ayuda en el largo camino de unos chavales migrantes, así sin más; y le atiende la sonrisa de Oriol y le explica el proyecto, como si ya fuera parte del equipo…

Para mí, ser voluntaria está relacionado con construir un mundo mejor desde lo cotidiano, desde lo sencillo, desde “lo humano”.

Enllaços d’interès:

T´ha semblat útil aquesta publicació?

Feu clic a una estrella per puntuar-la.

Nota mitjana 4.8 / 5. Nombre de vots: 16

Cap vot fins ara! Sigues el primer a valorar aquesta publicació.

Si heu trobat útil aquesta publicació ...

Comparteix a les xarxes socials

Lamentem que aquesta publicació no us sigui útil!

Millorem aquesta publicació!

Explica'ns com podem millorar aquesta publicació?

Posted in Grup Sant Pere Claver, Mirades · Entrevistes